lunes, 19 de julio de 2010

Miedo, Él.


No sabía que le daba más miedo.
Si estar embarazada de él.
O que sus malditos genes pasarían al pobre niño.

viernes, 2 de julio de 2010

Epitafio, inminente.

Si mentir en la muerte se permite.

Mi epitafio sería:

"Ya iluminé la tierra, ahora iluminaré el cielo"

por desgracia ya nadie respeta las últimas voluntades,

aunque sean mentiras piadosas.


lunes, 28 de junio de 2010

Eclesiastés, Tiempo.

Entró al cuarto,
secó mis lágrimas;
Sin dudarlo,
pronunció firmemente;
"Todo tiene su tiempo,
y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Tiempo de nacer,
y tiempo de morir;
tiempo de plantar,
y tiempo de arrancar lo plantado;
tiempo de matar,
y tiempo de curar;
tiempo de destruir,
y tiempo de edificar;
tiempo de llorar,
y tiempo de reir;
tiempo de endechar,
y tiempo de bailar;
tiempo de esparcir piedras,
y tiempo de juntar piedras;
tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;
tiempo de buscar,
y tiempo de perder;
tiempo de guardar,
y tiempo de desechar;
tiempo de romper,
y tiempo de coser;
tiempo de callar,
y tiempo de hablar;
tiempo de amar,
y tiempo de aborrecer;
tiempo de guerra,
y tiempo de paz."

Para al final decir;
Eclesiastés, el tercero.
El silencio llenó mi mente.

(Eclesiastés cap 3)

miércoles, 23 de junio de 2010

Andrógino, Campo.

Habían caminado entre los maizales por una hora, tratando de no mirarse, pretendiendo que no compartían espacio, que no se estaban siguiendo. Se conocían desde la infancia pero la vida les fue separando poco a poco. Y era ese día en el sembradío, el que les separaría de por vida. Cuando terminara el maizal habían jurado nunca mas verse.

Quedaban uno metros.

Y al ver el final inminente miró al cielo.

Y sin decir su nombre sólo dijo:

"Campo mira como te amo, Campo"

La duda siempre quedó en su mente.

¿Acaso se refería al hermoso maizal?

¿O a su segundo apellido?

Triste la historia.

Triste el recuerdo.

Terrible la duda.

martes, 15 de junio de 2010

Siniestro, el cementerio.

Un buen día para ir al cementerio pensó Miranda al ver el montón de puestos con flores de todo tipo: rosas, gardenias, lirios pero para esta ocasión Miranda elegiría cempasuchil, para recordarle a su difunta Abuela que si, efectivamente estaba muerta y muerta debería de seguir.
Durante todo el camino al pabellón 4, la pequeña Miranda de apenas 7 años estuvo pensando en que le diría a su abuela al llegar a su tumba. Todavía se lo pregunta ¿Cómo es que una mujer que se deslindo de su madre apenas cuando esta aprendió a caminar fue capaz de adjudicarse cada uno de los triunfos de su sufrida madre? ¿Cómo era posible que su abuela contara a cualquier persona el trágico accidente del primer beso de su madre, después de unas copas el vomito fue inevitable?¿Cómo era posible que sin pena dejara a su pequeña olvidada a hasta las 4 de la tarde en la escuela, cuando salía a la 1, y todavía tenía el descaro de enojarse por que la niña de 6 años no se podía ir caminado a su casa?

Pero las preguntas iban mas allá de la relación Madre/hija sino también de su relación Desgraciada/Vida...¿Cómo es que su Abuela vivió tanto tiempo? Entre los vecinos de su departamento había una larga fila de sospechosos por su muerte. Por desgracia ninguno tuvo el gusto de hacerlo. El que lo tuvo fue el "canceroso", si un camionero medio atrabancado que cuando Doña Dolores salió de la tienda de abarrotes, después de adjudicarle a la cajera de 10 años con el adjetivo de furcia, tuvo la osadía de darse en reversa y provocarle un infarto del susto. Doña Dolores era una de esas mujeres anticuadas, mochas y doble moralinas que se creían con derecho a criticar a todos, entre ellos a su hija. La pregunta clave para Miranda era ¿De qué tamaño era la lista de ofendidos por Doña Dolores?

Caminado ya por el pasillo 8 del pabellón a tan solo unos metros de la tumba de su abuela, Miranda se preguntaba ¿Cómo es que sigue viniendo al panteón cada "Día de los santos difuntos"a dejarle flores con olor a muerto a una mujer que de santa no tenía nada? ¿Era acaso tradición obligada, convicción o simplemente miedo a que le jalen los pies en la noche?

Al llegar a la tumba apenas y se podía ver el día del deceso, hace 8 años que murió su abuela y si, efectivamente, Miranda nunca tuvo el disgusto de conocerla. Pero aún así las historias sobre ella le eran suficientes. Dejando el ramo en uno de los floreros desechos Miranda suspiro y le pidió a Dios que perdonara a su abuela por ser una maldita Pero su concentración se interrumpió por el grito de su madre "Miranda carajo, esa no es la tumba de tu abuela."

martes, 25 de mayo de 2010

Ya te cargo el payaso

Nota: Carta escrita a mi profesora de periodismo en medios electrónicos durante un momento de vomito de la verdad.

..................................................................

Estimada Profesora,

Por medio de la presenta carta, es mi deber moral y más no legal, informarle que ya la cargo el payaso. Con esta expresión no me refiero al posible reclamo por parte de un payaso con respecto al robo de uno de sus vestuarios, ni mucho menos a su ceguera al peinarse. Sino al sentido coloquial de esta expresión ¡ya se la cargo!

Me gustaría hablar en representación de mis compañeros al expresar el repudió que sentimos por su clase. Sin embargo este sentimiento se ve nublado por un sentimiento mayor, llamémoslo: Desprecio. Y no hacia su materia, ni a su forma de enseñar, mucho menos a las aulas mediocres de la escuela, sino a su persona. Y a la imagen enferma que representa usted, una mujer atrapada en la época de los 70's, cuando lo más probable es que haya nacido a finales de estos, pero a pesar de su corta edad ya era lo suficientemente amargada como para considerar a los 80's demasiado coloridos para usted.

Me gustaría hacer una pequeña pausa, si sabemos que los 80's no le hacían justicia a nadie, pero a usted no le hubiera caída mal un poquito de esa injusticia. Regresando con el tema, cuando me refiero a usted como una abstracción de un show barato de los 70's no es con el afán de ofender a estos, sino de criticarla a usted.

Me gustaría retomar lo de "ya se la cargo el payaso." Es inevitable excluir esta frase, ya que como afirma en su materia -"las figuras retóricas engrandecen el mensaje"-. Así pues me gustaría informarle que si las llantas de su coche estaban ponchadas no significa que fui yo, sin embargo tampoco descartan mis deseos de hacerlo, solo mi falta de oportunidad. A pesar de que estos cargos ya fueron quitados de mi expediente, eso no la libera de próximos ataques, tal vez se pregunta ¿Por qué escribe todo esto?

Porque estoy harta, de su tono de voz, de su peinado de principito mal parido y de su hostilidad. Es sin duda mi deber como estudiante denunciar, las mentadas de madre que usted realiza en su clase, y si el comité educativo no piensa tomar cartas al respecto, lo haremos nosotros, lo haré yo.

Primero la acusaremos con su esposo, aquel pobre hombre que le teme tanto a los sodomitas, por desgracia recordamos que seguramente lo tiene amenazado, sin embargo existe una posibilidad de que eso le evite unas noches de pasión...o debería decir de apasionadas lecturas sobre globalización y el periodismo en México. Después la acusaremos con la sociedad de seudo periodistas de la cuidad, no nos importa realmente si nos creen o no, solo que los foto montajes que le hicimos orinando el patriótico "Arco de la Calzada" salgan bien. Y por último le diremos a su hijo, que su mamá es hombre, lo cual se reafirmara con las fotos.

Sin mas por el momento, me gustaría recordarle que el que usted tenga una maestría y este en proceso de obtener un doctorado solo indica cinco cosas:

1. No por ser maestro, se es docente.
2. No por parecerse a una caricatura, se le quita lo culera.
3. Si mis artículos son superficiales, mas superficial es su evaluación, pero lo que si es mas superficial es su "peinado", de eso no hay duda.
4. No por saber crear un blog, esta capacitada a dar la clase de Periodismo en medios electrónicos.
5. Ya no lloré, no mas acuérdese del SU EVALUACIÓN FINAL y su no recontratación.


lunes, 17 de mayo de 2010

A manera de disculpas...

Como siempre lo he dicho, los años de escuela no son nada fáciles, la pobre María estaba frustrada por tener que aprender a recortar sin salirse de la linea, Miranda estaba harta del Dichoso Bicentenario, Andrea estaba cansada de la Mentada Física, Edna apenas se adapta a su nuevo hogar y a su nueva escuela. Aquí la única afortunada es Olvido porque ella no recuerda nada.

Y de Ella ni quién se acuerde, ni siquiera ella se ha podido acordar de si misma en estos días, en este mes...en este tiempo. Dichosos eran los días en los que quería crecer, ahora Ella quisiera regresar a la frustración de la tijeras.


sábado, 17 de abril de 2010

Maestra, la ceguera.

Segundo de primaria parece fácil pero no lo es, no por las levantadas tempranas, ni por los miles de dibujos sin sentido que se tienen que realizar, sino por la ceguera inmensa de los adultos.

Una mañana la maestra de María decidió hablar sobre las mentiras. María se intrigó desde un principio.

- ¿Acaso hay algo más que decir sobre ellas? - Se preguntaba María.

Después de una leve explicación moralista de la maestra o miss como le llamaban en su antipática escuela bilingüe sobre el pecado de la mentira.

- ¿María tu mientes? - Le preguntó la maestra a la pequeña niña.

Su respuesta inmediata después de reflexionar el castigo divino que el mentir conllevaba fue(…) fue interrumpida por la llegada de la directora. Al ver que María estaba por opinar decidió esperar para que esta respondiera.

-“Yo miento todo el tiempo maestra.”– dijo sonrientemente la niña.

La maestra percibió que era su oportunidad de poner orden y dejar clara su autoridad frente a la directora.

–“María, aparte de mentirosa, descarada”- dijo firmemente la maestra.

María a pesar del comentario de la maestra no cambió su sonrisa.

-“Maestra, aparte de mentirosa, descarada y aparte de descarada, habladora”- respondió María indignada la maestra.

La Directora no pudo contener la risa. Sonrientemente salió del salón deseándoles un buen día a todos.

La maestra le pidió a María que se levantará y fuera a darle 15 vueltas a la cancha. María preguntó la razón de su reacción. A lo que la maestra respondió ¡porque pecas de imprudente!

Durante todo el trayecto a la cancha, María no podía dejar de pensar ¿cómo era posible que hubiera once mandamientos y ella no lo supiera?

lunes, 5 de abril de 2010

Vivir sin miedo, María.

María, tenía cuatro años, el cabello oscuro como su madre y los ojos soñadores de su padre. Podría parecer que no se tiene mucho a que temer cuando se es tan joven. No se conoce conceptos como pedófilo, asesinos, tráficos de personas, explotación infantil, matanzas, bombas atómicas, genocidios. Palabras que dominan la televisión, la radio, la prensa y las platicas de cualquier miembro de la familia.

Sin embargo a María había un terror que le atormentaba más que cualquiera de esas palabras, la muerte. María no sabía cuando llegaría su hora, sólo sabía que le llegaría. Miraba el reloj del kinder una y otra vez, pensando que cada vez le quedaba menos tiempo de vida.

María dejo de comer preocupada por atragantarse con un trozo de pollo, dejo de cantar imaginado que en una nota alta se quedaría sin aire, dejo de correr por el miedo caerse, dejo de ir a la escuela por el medio a cruzar la calle, dejo de ver la televisión por miedo a la radiación, dejo de abrazar a su madre y padre por el miedo a morir con un pulmón perforado en un abrazo de oso.

María no sólo dejo las cosas que quería, si no que dejo de ser María, para convertirse en un mueble más, un ser inanimado con miedo a vivir. Todas las tardes María se paraba en la ventana de su cuarto cubierta por un plástico acolchonado, no fuera a ser la de malas y explotara la ventana. María veía a los niños reír, jugar, ser felices, no entendía porque esos niños eran tan inconscientes y se arriesgaban. Los padres de María, estaba desesperados, la llevaron a muchos doctores, peor parecía que cada vez que salía María su miedo aumentaba. Ya ni siquiera quería ir al baño por miedo a morir en la taza devorada por un caimán de las tuberías.

Una noche María se enfermo mucho y la tuvieron que llevar al doctor, pasaron tres horas, para que la pasaran a consulta, la enfermera la llamo y la llevó a un cuarto tan blanco que los ojos de María no podían mantenerse abiertos, de pronto por el pasillo pasó un hombre, María no lo podía mirar bien por tanta luz, el hombre se le acerco y le dijo: “¿María a que le temes?” a lo que María respondió: “le temo a la muerte.” El hombre suspiro, y le dijo: “María, tu no le tienes miedo a la muerte, tu le tienes miedo a vivir, y al vivir equivocarte. Pero María no hay manera errónea de vivir, si se vive para ti y para los demás por igual manera. Anda María, arroja tus miedos, respira con dicha y ríe con gloria."

María sonrío...y camino hacia la vida.

martes, 16 de marzo de 2010

Frascos, Andrea.

Frascos, Andrea

Andrea estaba confundida, había pasado toda la tarde buscando una dirección, cuando por fin la encontró se sorprendió al ver que no era la tienda de ropa que le prometieron sino un museo, El museo de cristal.

La duda ¿Sería bueno que entrará ahí?¿acaso era necesario que entrará a ese lugar? Pero algo en su corazón le dijo que ese era el lugar correcto, era donde tenía que estar.

Asustada entró al viejo edificio y contempló cada vitral de la entrada, extrañamente le recordaban pasajes de su vida. En la caja no había nadie que cobrará, así que entró sin más preocupación. El pasamanos y la escalera eran de cristal finamente tallados, pero al paso de cada escalón se volvía cada vez más brusco el tallado, hasta tener picos filosos que desgarraban hasta los zapatos de Andrea. Al final de la escalera se encontró con un corredor lleno de puertas, todas con nombres indescifrables, trato de abrir una por una pero era inútil todas estaban cerradas, 1000 puertas intento de abrir, hasta llegar a la 1001, al tallar la puerta descubrió que estaba su nombre. Andrea no pudo evitar sentir miedo, pero a pesar de eso, giró la perilla.

Al entrar descubrió miles de estantes, llenos de frascos, algunos grandes, algunos chicos. Los primeros tenían la inscripción “Tristeza” eran 99 frascos llenos de un liquido transparente, los siguientes eran 121 frascos con la inscripción “Enojo” y los últimos eran 3 frascos con la inscripción “Felicidad”. Abrió uno de los frasco, un olor acido salió de ahí, al tocar el liquido y llevar su dedo a la boca por accidente percibió un sabor salado. Andrea pensó durante varios minutos qué era lo que contenían los frascos. Sólo pudo encontrar una respuesta, una respuesta que alteraría cualquier sensación anterior a ese momento.

Eran sus lágrimas, ellas y sólo ellas. Las lágrimas que había derramado toda su vida. Miró con desilusión que las lágrimas de alegría eran insignificantes ante las lágrimas de tristeza y enojo. Eran nada, ¿qué había hecho toda su vida, enojarse y estar triste? ¿pero si ella recordaba tantos momentos felices? ¿Acaso eran mas los momentos tristes y mucho más los de enojo?

Andrea tomó uno de los frascos de Felicidad, lo abrió y contempló, imaginado cada lágrima, cada momento al que pertenecían. Y al hacerlo, brotaron un sin fin de lágrimas, recordó su fiesta de tres años, su primera comunión, los tantos domingos con sus abuelos, los martes de futbol, los jueves de clase de piano, un sin fin de momentos. De pronto escuchó un ruido, asustada dejo caer el frasco, sin impórtale corrió por el corredor y se marchó del museo.

Al día siguiente paso de nuevo por la calle del supuesto museo y se encontró con la tan mencionada tienda de ropa, no había rastro del museo de cristal, nadie tenía idea de que hablaba.

Así Andrea dio rondas durante semanas, hasta que un día afuera de la tienda de ropa se encontró a un hombre con un frasco vacío, sin lágrimas. Bajo del taxi, y preguntó al hombre, ¿a dónde se ha ido el museo? El hombre respondió: "Mi bella Andrea ¿qué importa a dónde fue? ¿qué importa cuantos frascos eran? lo que importa es cuantos más piensas llenar y de qué manera"

El hombre le entregó el frasco. Andrea se quedó sin habla, llamó al siguiente taxi y partió a su casa, partió a vivir.

lunes, 8 de marzo de 2010

Nosotros, Histeria.

En algún lugar que no importa, Samuel a sus 12 años vio el mundo destruirse. No se debía al tan mencionado 2012, sino la avaricia humana.

Su madre se había ido a trabajar, dejándolo con su única amiga, la televisión, ninguno de los trecientos canales le llamaron la atención al joven Samuel, hasta que se topó con uno que su padre veía los viernes en la noche, el canal de la Histeria. Un presentador calvo, con una voz imperativa dijo:

"Si usted, usted que esta viendo este programa prepárese para ver La Doctrina del shock."

Samuel miró fijamente la pantalla, de pronto sintió pasar por su cuerpo unos impulsos eléctricos. El conductor decía:

- ""Prepárese para conocer el shock mental del neoliberalismo y el dominio del capitalismo, la economía y sus manipulaciones, el silencio y el maltrato, el pasado y el futuro."

Un impulso fuerte dominó su cuerpo, asustado cerro los ojos, así duró 30 largos segundo, para después abrir los ojos y descubrir la histeria y el shock.

Se encontraba caminado por los llanos chilenos, vio desaparecer cientos por aclamar sus ideas. Suspiró y encontró a los desaparecidos argentinos o al menos lo que quedaba de ellos. Respiró un poco más fuerte, vio a la tan nombrada reforma británica aplastar a los mineros . Exhaló y encontró las minas plantadas en el medio oriente.

Confundido trataba de calmarse, aquellas imágenes lo atormentaban. Suspiró una vez más y encontró al maldito lobo con dientes amarillos como los de Margaret Thatcher, orejas de chango sin ofender a Bush, un uniforme militar de Pinochet, un simpático sombrero estrellado de tío Sam y un falso acento ruso.

Samuel desesperado tomó un estandarte del sindicato, aclamó en contra del Lobo, pero no fue suficiente, necesitaba ayuda, gritó tan fuerte que sintió sus cuerdas vocales desgarrarse, de las lejanas llanuras vino un joven más pero tampoco lo escucharon, llamó a dos más pero tampoco los escucharon, llamó a tres más pero tampoco funcionó, llamó a cuatro más pero ni siquiera tuvieron oportunidad de gritar, así hizo 121 veces más. Pero sus esfuerzos fueron insignificantes, hasta que de las entrañas de la multitud llegó un niño de 12 años, el parecido con Samuel era inevitable, el niño tomó un destapacaños y golpeó en el hocico al Lobo para dejarlo noqueado. Del bolsillo sacó un frasco con la inscripción arsénico , lo abrió y lo tiró encima de este. Poco a poco la gente vio como se consumía el cuerpo del Lobo.

Los flashes de las cámaras invadieron la escena, todos se peleaban por tomar la última foto, eran tantos que Samuel no pudo evitar el pánico, cerró los ojos, 30 largos segundo escuchando los gritos de la multitud, al abrir los ojos, estaba nuevamente en su sala. Tomó el control, apago la televisión y se fue a dormir.

......................................

Si me preguntan ¿por qué? respondo: “Doctrina del shock” documental a la vuelta de la esquina.

lunes, 1 de marzo de 2010

Macabrón, un cuento.

Había una vez una niña llama Edna, la cual carecía de sentido de la moda, usaba faldas tableadas y tenía un extraño corte de pelo en forma de casco. La noche de brujas se acercaba, Edna estaba muy emocionada, sin embargo su madre odiaba esa fiesta pagana, pero más odiaba el sonido del timbre y la frase “dulce o truco”. Por eso cada año le prohibía salir.

Ya llegado el día la madre de Edna, como era doctora salió a cubrir una emergencia, dejándola sola en la casa.

La oportunidad perfecta, su madre estaría en hospital y Edna podría repartir dulces un rato, para después a la llegada de su madre fingir dormir profundamente.

El único problema era la escasees de dulces en su casa, Sin embargo Edna no se pensaba quedar sentada, tomó los discos de su mamá y al escuchar el primer timbre, los empezó a regalar, al acabarse los discos, tomó las porcelanas de su madre y se las entrego al siguiente grupo, así hizo hasta dejar vacía la sala y comedor.

Como los niños seguían tocando, Edna decidió preparar algo de comida para regalar, tomó unos bombones, prendió la estufa, dejo la puerta abierta y los regalaba al paso. Todo iba bien hasta que Pedro, el vecino, de la casa 346 empezó a pelear con Joaquín, el vecino de la casa 219. Edna desesperada trato de separarlos, sin soltar el bombón flameado. Los niños en el forcejeo empujaron a Edna, haciéndola aventar el bombón. Lentamente todos los niños contemplaron el viaje del bombón a través de la cocina, el comedor, hasta llegar a las cortinas de a sala. Las llamas crecieron rápidamente, esparciéndose por la sala para después llegar al comedor. Los niños corrían desesperados, tratando de encontrar una salida.

Casualmente por la calle iba pasando un ex bombero, los niños que habían logrado salir, le pedieron ayuda. El hombre valientemente entro a la casa, sacó, uno por uno de los niños.

Entre el alboroto se escucho un grito –“¡Mi porcelana, que diga mi hija esta dentro!” - Era la madre de Edna.

Entre la llamas surgió el bombero con Edna en mano. La madre de Edna corrió a su encuentro, justo cuando la iba a tomar, el bombero interrumpió con una pregunta: "¿Es usted la madre de esta niña? ¿La dueña de la casa?" La madre respondió afirmativamente a amabas preguntas. El bombero suspiró y dijo: "Mi nombre es Jesús Pérez, ex bombero, pero actualmente trabajo para servicios infantiles, me temo que tendré que quitarle a la niña."

Y mientras las llamas extinguían lo último que quedaba de su casa, la irresponsable madre recibió una visita más, era un hombre de traje y corbata, con un portafolio rotulado con “seguros AVA” El hombre estaba ahí para informarle por falta de pago no le cubrirían nada.

Y así Edna partió a un mejor mañana de la mano del bombero.

FIN

martes, 9 de febrero de 2010

María, cachetes rojos.

Y con todas sus fuerzas. María respiró todo el aire que pudo. Que ningún desgraciado fragmento de aire se le escapara por que si no se las vería con Ella. Parecía una muñeca de porcelana, con los cachetes rojos e inflados (...) A penas podía contener tanto aire.

Esperó 23 largos segundos (...) miró su retrato de primera comunión, y se asqueó una y otra vez de su vestido hampón y de la molesta crinolina. Escuchó el rechinar de la puerta. Y con la misma fuerza con la que se "comió" al aire(...) lo sacó, para así pronunciar con entusiasmo: "¡Sorpresa!".

Su padre la miró con ternura, la tomó en sus brazos, para después decirle que su cumpleaños era el lunes, o sea que faltaban 7 días para este. María morada del coraje, lo miró y con firmeza dijo "Por eso te quería dar la sorpresa de adelantar tu cumpleaños."

Molesta, María recogió el sin fin de adornos, si así se le puede llamar a las pijamas de bolitas que colgó de las lámparas, tomó su juego de té y sus pastelillos de hule. Para después pedirle amablemente a los invitados, su perro chihuahua Reyleón IV y Filiberto, su amigo imaginario que se retirarán de la fiesta.

Con los cachetes morados, y una bolsa de Hello Kitty llena de adornos, se marchó a su cuarto diciendo: "Adultos, ¿para qué cumplir años?, si menos entenderán la vida."

martes, 2 de febrero de 2010

Féretro y azul.

Muerto, estaba muerto. Nunca se había visto tan tranquilo, tan indefenso, ni tan digno de ser amado. Miranda miró el cadáver de su padre, finamente vestido con un traje negro, el cual lo había comprado hace 2 años, justa y específicamente para el funeral de su esposa, madre de Miranda. Después del entierro, lo guardó en el final de armario con el deseo de no usarlo pronto. Sin embargo, tuvo que ser ese mismo traje el que usaría en su precipitado final.

Miranda, no tenía porque preocuparse por su futuro, ya que un fideicomiso la respaldaba. Ni tampoco por su presente, ya que al fin y al cabo había adultos de sobra para ayudarla. Sin embargo no quedaba mucho tiempo para divertirse, su abuela decía, que para vivir hay que prepararse, clases de ballet, piano, canto y cocina, ocupaban su tiempo, pero a pesar de esto, encontraba algo de bueno en ese horario, era su momento de salir de ese mundo lleno de adultos, donde lo más divertido era decir ¡bingo! .

Tras unas palabras del sacerdote, sobre el digno cristiano que era su padre, Miranda tuvo una sensación extraña, no podía respirar, sin embargo esto no se debía al indudable blasfemo que era su padre, el cual en lugar de usar la palabra misa, la sustituía por “Infierno dominical”. La falta de aire se debía a que su abuela tenía la extraña idea de que necesitaba usar coerced para hacerse de cintura, sin importarle que tuviera solamente 7 años. “Mientras más pronto mejor”, decía su abuela, claro, como ella no quedaría enana por la falta de circulación.

La pequeña vio partir el féretro con el cuerpo de su padre y miró con repudio como las hambreadas mujerzuelas que durante un tiempo pretendieron la chequera de su papa, miraban por ultima vez su rostro hinchado. Al pasar por el corredor miró los vitrales sin poder dejar de pensar, en lo blanca se veían con ese vestido negro, blanca como la muerta, pensaba ella.

Al salir de la iglesia, el cielo fue invadido por sombrillas negras, que impedían ver cualquier rastro de lluvia. Miranda, buscó desesperadamente un pedazo de cielo, para no sentir que lloraba sola. Corrió, tratando de buscar una lágrima que le hiciera compañía, pero justamente cuando una gota toco su mano, su abuela la detuvo. Le insistió, que no corriera ya que podía manchar su hermoso vestido negro. Miranda pensó que era cierto, no podía llevar un vestido sucio a su propio funeral.

Esa misma noche, Miranda guardó su vestido en el final del armario, con la esperanza de no usarlo pronto. Preparó todos los documentos necesarios, por si tuviera una muerte repentina como la de su padre y madre. Hizo dos cartas, una para su abuela, en la cual la perdonaba por usarla como su muñeca tamaño natural y por convertirla en centro de todos sus sueños frustrados, y por supuesto le aclaraba que a pesar de eso, la amaba. La segunda era para su mejor amigo, Emiliano, su oso emo, que a pesar de los intentos no había podido terminar con su vida, en la carta reconocía el cariño infinito y agradecimiento para "el que siempre" la había comprendió, a esta carta anexaba una navaja, para facilitarle el proceso de retirar la hoja y evitarle perder un ojo en el intento.

Con lágrimas, guardó las cartas en su mesa de noche y se retiró a dormir con el único deseo de no tener que usar ese vestido pronto.

Los ojos le pesaban, y entre sueños vinieron a su mente palabras sin sentido, “Muero de azul, muero. Muero pero no de negro. Muero” Se levantó, corrió al armario y con sus tijeras de Hello Kitty destrozo el vestido. Salió al corredor y de las entrañas de la ropa sucia saco un overol azul manchado de pasto, lo colgó al final del armario con una hoja pegada que decía “En caso de que mi final llegue pronto, sino arréglenle la talla.”

martes, 26 de enero de 2010

Ellos, los de María.

María, los amaba tanto como a si misma. Ellos, rojos, relucientes a pesar de estar cubiertos por tela, con esas agujetas azules que encantaba a cualquiera. Suela de caucho tenían que al deslizarse por el cuarto anunciaban su llegada. No eran nuevos, pero se sentían como si lo fueran, no estaban en el mejor estado pero eso no importaba.

Ellos eran los guías de tantos viajes por el corredor, los héroes de tantas exploraciones a la azotea y por supuesto sus compañeros de aventuras, de mundos conquistados y misiones suicidas. Sin embargo, terminaron por desgarrarse, poco a poco, hilo por hilo, fueron deshilandose hasta dejar un pequeño hoyuelo en el costado, cual sonrisa agónica :(... A la pobre María le pareció escuchar como se lamentaban, incluso sintió como se retorcían de dolor.

A su mente sólo venía la idea, de que sus pobres "Papos" como le gusta llamarlos, estaban condenados a desaparecer. Poco a poco se desintegrarían y terminarían de la mano de su Madre en un triste y sombrío basurero. Pero María no lo permitiría, antes les ofrecería la opción de ser recordados de por vida, los lanzaría a los cables. Quedarían colgando, como tributo a todas aquellas niñas que alguna vez perdieron sus papos, que dejaron una parte de su niñez en cada hilo y en cada mancha.

Dejaron de ser totalmente rojos, para dejar ver a través de su sonrisa de lamentos :(.... Un pedazo del calcetín de María, blanco con los dedos pintados de amarillo, un poco desteñidos pero útiles.

LLevada por la desesperación de un trágico destino para sus compañeros, María corrió a la entrada de su departamento, donde los había dejado, pero se encontró con al sorpresa de que ya no estaban. -Era demasiado tarde- pensó, la mano sacrosanta de su madre había actuado.

Pero n grito interrumpió la imaginación de María, era su madre, se había pinchado con la aguja al apuñalar a sus pobre papos.

lunes, 25 de enero de 2010

Ni los cacahuates

Muerta, la quería muerta. Por eso le pegué con la piñata, con la esperanza de que los cacahuates que había dentro le causaran una reacción alérgica y se ahogara en plena posada.

Toda la noche pensé sobre la oportunidad que ofrecían las colaciones “Andale y andale no te dilates con las canasta de los cacahuates” Ojala le tiraran encima la canasta una de sus amigas de la vela perpetua.

Incluso pasó por mi mente la opción de que al ir por la calle con el nacimiento, un coche interrumpiera y del susto le provocara un infarto fatal, aunque con la suerte que tiene la maldita, la mujer, la víbora, seguramente reviviría, con todo y niño Jesús en la mano para después ser declarada la heroína de la posada.

En la colonia era considerada una santa, comparada con la Madre Teresa, aunque lo único parecido eran las arrugas y el olor a muerto.

Estaba cansado de ella y su sin fin de historias, ¡cómo no iba a tener anécdotas, si ella conoció al mismo Hittler! Con eso de que era compañera de litera de Ana Frank. Por favor, lo mas cerca que estuvo de ella, fue en una estantería al leer la sinopsis del libro. Odiaba cada palabra, cada gesto, parecía nunca terminar. Alardeaba de sus buenos actos, de sus tantas obras de caridad.
Después de todas mis alucinaciones, planes disparatados y misiones suicidas, vi la oportunidad, no podía perderla. Llegó adornada de aluminio cubriendo la hoya de barro , con sus siete picos , con listones de papel de china colgando de sus puntas ¿acaso alguno simbolizaba el odio?

Cuando llegó mi turno, me prepare mentalmente para el mejor día de mi vida. Tomé la escoba y calculé mi fuerza y con toda mi rabia golpee la piñata y salió volando y se le incrusto en el rostro a la maldita. No podía con al emoción, la imagen recorre mi mente, una y otra vez.

Al día siguiente fui al cementerio mande hacer una lápida con la inscripción: "Aquí yace la maldita, que ni con un piñatazo te la quisiste llevar, cabrón"
Mi suegra vive y feliz, yo divorciado e infeliz. Odiando a los cacahuates que tanto amaba.