sábado, 17 de abril de 2010

Maestra, la ceguera.

Segundo de primaria parece fácil pero no lo es, no por las levantadas tempranas, ni por los miles de dibujos sin sentido que se tienen que realizar, sino por la ceguera inmensa de los adultos.

Una mañana la maestra de María decidió hablar sobre las mentiras. María se intrigó desde un principio.

- ¿Acaso hay algo más que decir sobre ellas? - Se preguntaba María.

Después de una leve explicación moralista de la maestra o miss como le llamaban en su antipática escuela bilingüe sobre el pecado de la mentira.

- ¿María tu mientes? - Le preguntó la maestra a la pequeña niña.

Su respuesta inmediata después de reflexionar el castigo divino que el mentir conllevaba fue(…) fue interrumpida por la llegada de la directora. Al ver que María estaba por opinar decidió esperar para que esta respondiera.

-“Yo miento todo el tiempo maestra.”– dijo sonrientemente la niña.

La maestra percibió que era su oportunidad de poner orden y dejar clara su autoridad frente a la directora.

–“María, aparte de mentirosa, descarada”- dijo firmemente la maestra.

María a pesar del comentario de la maestra no cambió su sonrisa.

-“Maestra, aparte de mentirosa, descarada y aparte de descarada, habladora”- respondió María indignada la maestra.

La Directora no pudo contener la risa. Sonrientemente salió del salón deseándoles un buen día a todos.

La maestra le pidió a María que se levantará y fuera a darle 15 vueltas a la cancha. María preguntó la razón de su reacción. A lo que la maestra respondió ¡porque pecas de imprudente!

Durante todo el trayecto a la cancha, María no podía dejar de pensar ¿cómo era posible que hubiera once mandamientos y ella no lo supiera?

7 comentarios:

  1. María no era mentirosa.
    Se lo dijo claramente.
    No lo entendió.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Quien miente todo el tiempo,
    Cree que todos son como El,
    Por suerte no todos somos así.
    Besitos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Entre la inocencia de María se escapa la verdad, pero como siempre los adultos somos ciegos incapaces de admitir nuestros errores, recurrimos a la mentira para taparlos..."Todos Mienten"

    Te dejo besos con cariño...Que tengas una bonita semana

    ResponderEliminar
  4. Ella! Que bueno se está poniendo esto ;)
    Coincido con Khepri. Los mentirosos lo toman tan natural, que para ellos todos hacemos lo mismo.

    Beso grande!

    ResponderEliminar
  5. María lo que es es muy sincera...y eso, a algunos ignorantes, les duele.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola me presento mi nombre es Nati, del blog:"LOS CUENTOS DE NATI", en este blog encontrarás un mundo de fantasia, Hadas, Duendes y mundos maravillosos.
    Tambien tengo otro blog que se llama:"Los premios de Nati", si entras encontrarás muchos premios que puedes subir a tú blog dedicado con todo mí cariño para tí.
    Y despues de contarte esto, tengo que decirte que tú blog me ha gustado mucho y me parece muy interesante y has conseguido una cosa que oyros blog no tienen, has conseguido algo maravilloso y ese algo eres TÜ.
    Me quedo como segidora, despuies de pulular de blog en blog este me ha parecido realmente interesante, recibe mi más sincera Enhorabuena y ya sabes donde encontrarme.
    Hasta pronto besos Nati.

    ResponderEliminar